¿Para qué uso Twitter? ¿Para qué uso Facebook?

Esta semana participé de algunas conversaciones sobre el tema, donde se discutía por ejemplo para qué tener twitter, si no era simplemente algo que te da trabajo y te llena de mensajes, o si es bueno o malo publicar lo mismo en Twitter que en Facebook…

Todo esto me hizo reflexionar acerca de cómo uso yo ambas redes, y esto fue lo que pensé:

Yo, en lo personal, en Twitter:

  • Invito a mis seguidores a leer mi blog
  • Comento la música que estucho en GrooveShark, comparto algún video de YouTube
  • Publico alguna frase o alguna foto que me parece ingeniosa, graciosa, o simplemente, anecdótica
  • Leo cada tanto algunas publicaciones, al azar, las que pueda, y si las publicaciones de alguien me resultan interesantes, entro a su perfil y leo su línea de tiempo
  • Leo las últimas noticias, el estado del tiempo o del tránsito, y me entero antes que nadie de cosas muy importantes de mi país y de otros países

En Facebook, en cambio:

  • Tengo organizados grupos de usuarios: mis amigos, mi familia, mis colegas
  • Publico fotos de mis hijos en privado para mi familia,
  • Comparto herramientas o artículos sobre informática educativa con mis colegas,
  • Publico o replico chistes o comentarios políticos, a veces públicamente, a veces sólo para mis amigos
  • Pertenezco a grupos como la Red Crear, Rededuca, u otros que yo misma creé: La comunidad de usuarios de Huayra, Padres en Red, Bolsa de trabajo de docentes de Argentina.
  • A veces juego con mis hijos a algún trivia, o les doy puntos a sus juegos aceptando sus invitaciones

Ambas redes son diferentes, pero muchas cosas yo las publico en las dos, utilizando Selective Twitts

Evidentemente soy una usuaria más acitiva de Facebook que de Twitter, y esto, me parece, tiene que ver con cómo me gusta interactuar mucho más con grupos de personas que con usuarios particulares, coleccionar publicaciones para futuras referencias y también, divertirme y distraerme con todo tipo de publicaciones (videos, imágenes, etc.)

Para cerrar con un poco de humor, este video que muestra cómo sería nuestra vida haciendo las mismas cosas en las mismas redes… pero sin celular.

Mapas conceptuales, mapas mentales

Esta semana por diferentes motivos encontré nuevas herramientas para realizar mapas conceptuales o mentales.
Primero, hagamos una distinción, y para ello vamos a citar a Wikipedia:

Un mapa mental es un diagrama usado para representar las palabras, ideas, tareas y dibujos u otros conceptos ligados y dispuestos radialmente alrededor de una palabra clave o de una idea central. Los mapas mentales son un método muy eficaz para extraer y memorizar información. Son una forma lógica y creativa de tomar notas y expresar ideas que consiste, literalmente, en cartografiar sus reflexiones sobre un tema. Se utiliza para la generación, visualización, estructura, y clasificación taxonómica de las ideas, y como ayuda interna para el estudio, planificación, organización, resolución de problemas, toma de decisiones y escritura.

Fuente: Mapa mental – Wikipedia

Mapa conceptual es una técnica usada para la representación gráfica del conocimiento. Un mapa conceptual es una red de conceptos. En la red, los nodos representan los conceptos, y los enlaces los relacionan entre los conceptos.

Fuente: Mapa conceptual – Wikipedia

A nivel de software podríamos diferenciarlos de la siguiente manera: si nos permite escribir conceptos en nodos, podemos usarlo para hacer mapas mentales. Si además el programa nos permite escribir las relaciones entre los conceptos, ubicadas en los enlaces, con ese programa podemos crear tanto mapas conceptuales como mapas mentales.

Mapas

Aquí, una pequeña recopilación de herramientas para realizar mapas mentales o conceptuales, ordenadas de acuerdo a cómo las fui conociendo yo (es decir, desde la primera que conocí hasta la más novedosa):

CmapTools – Mapas conceptuales. La herramienta por excelencia para este tipo de mapas. Su licencia no es libre, pero es un software gratuito.

FreeMind – Mapas mentales. Mi favorita en cuanto a que es libre, aunque no permite poner conceptos en los enlaces entre los nodos.

Bubbl.us – Mapas conceptuales (en línea) – Me gustó mucho la facilidad con la cual se realizan los mapas, y el hecho de estar en línea (no se instala nada, simplemente se accede al link y se empieza a crear).

Tex2mindmap – Mapas mentales (en línea) – Se puede crear un texto indentado, y a partir de ese texto el programa arma un mapa mental. Me sorprendió mucho la facilidad para relacionar la estructura de un texto y su representación como mapa mental. Además, tampoco es necesario instalar nada.

Text to mindmap

Más herramientas: Relpe – Mapas mentales

Noticia de último momento: Mapas mentales en Google Drive [Agregado el 18/7/13]

Google Drive no nos deja tranquilos

Desde que surgieron las herramientas para editar archivos en línea de forma colaborativa, los usuarios de Gmail hemos vivido la emocionante conversión de ser unpluggeds a ser personas dependientes de la nube. Pero el nivel de felicidad fue decayendo paso a paso.

Primero fue Google Docs. Era muy fácil de usar; incluso cuando usábamos muchas veces los mismos archivos, bastaba con escribir algunas letras de su nombre para que apareciera en nuestro historial del navegador.

Un día dejó de ser Google Docs, para convertirse en Google Drive. Y se terminó la felicidad. Adiós a todo el entrenamiento de esas neuronas que descansaban en la rutina.

Google no nos está dejando tranquilos, llevando adelante cambios que todo lo empeoran, como el envío de mails de Gmail que es incómodo, no se puede utilizar sin insultar aunque sea un poquito.

En Google Drive, ahora no hay forma de encontrar un archivo, ya no aparecen en el historial del navegador, y ¡cuando uno busca no encuentra! ¿No era una herramienta de un famoso buscador? Y encima, si la idea no es trabajar en forma colaborativa, pierde frente a otros servicios de alojamiento en la nube porque además nos modifica los archivos, les quita formato, etc.

Chicos, chicos… ¿Quién les está aconsejando tantos cambios difíciles de digerir?

Cómo adaptarse a los cambios

Para comenzar a hacerse amigo de esta plataforma, algo que no hay que dejar de hacer el “pasear” el mouse por toda la pantalla, descubriendo que existen opciones donde nada parece indicar que las habrá.

Por ejemplo, al pasar el mouse por “Propietario”, vemos un menú que nos permite ver los archivos que uno mismo creó, o los últimos que modificó,Qué archivos ver en Google Drive

 

Si seguimos explorando descubrimos que podemos cambiar a modo “Cuadrícula” para ver los archivos como en una carpeta del escritorio.

Ver archivos como cuadrícula

A la izquierda podemos ver un menú con varias opciones sumamente interesantes, acerca de cómo ordenar, qué ver y qué no ver.

Menú lateral

 

Pero lo más interesante de ese menú, que nos salva a la hora de encontrar archivos, es la posibilidad de crear carpetas (¡Al fin Google reconoce que las carpetas sirven para algo!).

Una vez que creamos una carpeta, seleccionamos uno o más archivos y elegimos “Mover”, nos muestra una lista de carpetas, y elegimos a cuál de ellas debe ir lo seleccionado.Crear carpeta y mover archivos

 

 

 

 

¿Las impresoras 3D son buenas o malas?

Eterna discusión: “¿La clonación es buena o mala? ¿Las ecografías son buenas o malas? ¿La televisión es buena o mala?”

Como afirma Langdom Winner, los artefactos no tienen política. Un simple puente puede ser utilizado para discriminar:

Resulta, no obstante, que los cerca de doscientos pasos elevados de Long Island fueron deliberadamente diseñados así para obtener un determinado efecto social. Robert Moses, el gran constructor de carreteras, parques, puentes y otras obras públicas de Nueva York entre los años veinte y setenta, construyó estos pasos elevados de tal modo que fuera imposible la presencia de autobuses en sus avenidas. (…) Los blancos de las clases “ricas” y “medias acomodadas”, como él los llamaba, propietarios de automóviles, podrían utilizar libremente los parques y playas de Long Island para su ocio y diversión.

Y todo esto viene a ser la introducción para formular la siguiente pregunta:  ¿Las impresoras 3D son buenas o malas?

Hace poco escribí sobre las impresoras 3D, en mi post “Mamá, imprimime otro vaso y otro plato que traje a comer a mi novio“.

En estos últimos días escuché / leí dos cosas que pueden integrar los argumentos para quien quiera afirmar que las impresoras 3D son la salvación de la humanidad y también para quien quiera afirmar que son el instrumento de la destrucción de la raza:

Un artefacto reabsorbible y diseñado por impresión 3D permite que un niño respire

y

Estados Unidos cree que será imposible controlar las armas impresas en 3D

¿Y? ¿Qué opinan? Yo sigo opinando lo mismo de siempre: la tecnología es moralmente neutra; son los usos los que son buenos o malos, y será el hombre el que sea su propio salvador y victimario.

Arma impresa en 3D
Fuente: Wikimedia Commons. Autor: Kamenev

Para curiosos, así funciona una impresora 3D, y así son las armas de fuego generadas por estas impresoras.

Y sí, hay que decirlo con orgullo, un cordobés llamado Federico Heinz anda metido en todo esto de salvar y destruir la humanidad. ¿Por qué los cordobeses siempre andan en cosas peligrosas?

Otra vez se llenó mi cuenta de Gmail

Ya es la tercera o cuarta vez que me quedo sin espacio en Gmail. ¿Será porque lo uso para absolutamente todo lo que hago en mi vida? Podría ser.

La cuestión es que cada vez que aparece el malvado cartelito que me avisa que me estoy por quedar sin espacio, me vuelvo loca buscando mails grandes que estén ocupando todo el espacio.

Cómo lo hago? En el buscador escribo:

has:attachment para ver sólo los mails que tienen archivo adjunto.

filename:wav (o cualquier extensión), buscando adjuntos de audio, video, etc.

También voy a los mails más antiguos, modificando la dirección en la barra de direcciones: cambiando el último número (en el ejemplo, un cinco) voy a la página 200, 150, etc.

https://mail.google.com/mail/u/0/#search/filename%3Apps/p5

Sin embargo, me estaba faltando algo con qué ordenar los mails de mayor a menor tamaño.

Encontré en este post la solución: Ordenar correos gmail por tamaño

Allí recomiendan el sitio Find Big Mail, que a mí me funcionó a la perfección. Basta con hacer clic en el link, escribir la dirección de mail, autorizar a la aplicación a entrar a nuestra cuenta, y esperar a que llegue el reporte o hacer clic en Refresh. El reporte nos da acceso a los mails más grandes, o sea, esos videos de los sobrinos en un acto escolar que mandó la abuela, y que olvidamos borrar, por ejemplo. La verdad, excelente herramienta.

findbigmail

 

Al final, es importante quitar el permiso de acceso, para no tener posibilidades de que haya una puerta abierta a infiltrados 😉

Cuando busqué en la misma página la manera de revocar el acceso, la sorpresa fue que ellos mismos dicen haberlo hecho, y nos brindan este link para comprobar que ya no figuran en la lista de aplicaciones permitidas.

Duelo

-Mamá, ya tenemos e-book reader.

El anuncio de mi hija sobre el regalo que recibieron (un lector de libros electrónicos para compartir entre mis dos hijos), coincidió con el día en que llegó la biblioteca nueva en la que empecé -como casi último paso de mi mudanza- a organizar los libros, separándolos entre los libros de los chicos y los míos.

Cientos de libros traídos desde la casa anterior, muchísimos de cada editorial, del mismo tamaño y distintos colores, hermosos, perfumados, prolijitos, alineados en cubos de 30 x 30 cm. Otros tantos de distintos tamaños, viejitos libros hermosos que leímos desde el nacimiento de mi primer hijo, hace 12 años. Libros heredados de mi infancia. Libros con los que lloramos, libros con los que reímos repitiendo los chistes durante almuerzos y cenas, libros que leímos frente a un grabador -conservo todavía algunos audios-.

Y esa sensación de creerme millonaria nadando en ese mar de libros. Sí, para mí ordenar todos esos libros es mucho más hermoso que contar billetes. Es manipular historias hermosas que pudieron vivir mis hijos -en soledad o en familia- en algún precioso momento de su infancia.

Ahora tenemos e-book reader. ¿Y entonces? ¿En qué se va a convertir nuestra biblioteca? ¿En una estantería de recuerdos?

Siento que mis millones se transformaron en papeles en blanco, siento que cerró el casino y me quedé con cientos de inútiles fichas, siento que todos esos libros son ahora adornos que juntan ácaros, y que le serían más útiles a otra persona, a una escuela tal vez. Pero me niego a desprenderme de ellos. Por primera vez me reconozco coleccionista de algo. Y así como tiré mi colección de boletos o mis álbumes de figuritas, colecciones que no prosperaron y me aburrieron, me niego a regalar mi álbum de libros, y me duele sentir que nunca más voy a comprar un libro de papel o una revista.

Estoy elaborando un duelo, y es el de la pérdida de sentido del libro como objeto de papel. Aunque festejo y disfruto de lo que viene, me duele detener el crecimiento de ese tesoro que es mi biblioteca. Ya no va a quedar inmortalizado en un objeto visible cada libro que lea. Tendré que reaprender el placer de la lectura y de mirar lo leído desde otro lugar, sin medir mi cultura en kilos de papel.  No creo que sea fácil. Pero estoy segura de que es inevitable.

Algunos desparejos libros míosLibros que no entraron todavía en ninguna bibliotecaLos impecables libros de mis hijosEl mueble nuevo para libros y juegos de mesaOrdenando más y más libros