La década posteada

Esta semana BETA Weblog cumplió nada menos que una década.

Más allá del orgullo que me da estar en un momento personal y profesional en que los logros se cuentan por lustros y décadas, puedo decir que gracias a este blog he tenido muchas satisfacciones.

Como regalito de cumpleaños, voy a hacer una selección de posts que significaron mucho para mí:

El más reconocido

Facebook, microbbloging, o sacar la silla a la vereda

A raíz de este post me hicieron un breve reportaje para La Nación On Line, vinculando mi post con una nota sobre la costumbre de sacar la silla a la vereda.

Nota en La Nación on line

 

Los que tienen más comentarios

1) Tren para todos – Obviamente, los comentarios son en su mayoría políticos y no exactamente coincidentes con mi enfoque del tema

2) Tener Moodle en una plataforma gratuita –  Esta entrada sí es específica del tema del blog, y muy útil para quienes quieren empezar a tener su plataforma sin invertir dinero inicialmente.

3) Cómo hacer que suene tu violín nuevo – Post que no tiene que ver con mi profesión pero sí con mi pasión por la música. Los comentarios son puros agradecimientos porque realmente es muy complicado hacer que suene el violín cuando uno lo acaba de comprar…

El más sentido

Después de la muerte de cientos de adolescentes en el incendio de “Cromagnon” y del accidente de tránsito que mató varios chicos del colegio “Ecos”, con mucho, mucho sufrimiento llegué a la conclusión de que hoy en día se mueren nuestros jóvenes porque la gente ahorra en medidas de seguridad. Es decir que aún existen sacrificios humanos, pero ahora para honrar a otra deidad: el dinero.

Sacrificio humano: alimentando a la deidad de la época

El primero

Y este es el primer post, el que inauguraba el blog colectivo BETA Weblog, en el que iban a participar cuatro personas más… evidentemente la idea de que fuera colectivo no prosperó porque rápidamente terminó siendo mi blog profesional.

primer_post

Hacer vanguardia

Hoy tengo el orgullo de haber alojado mi blog en el dominio semántico betaweblog.education

Y así, siento que llevo una década de innovaciones y de aportes a la cultura libre, a la educación y a mi propio diario personal.

¡Gracias a los lectores por estar ahí!

¡Ya diez años! (Gracias Ignacio Luppi)

El mensaje de Ignacio Luppi, de los primeros participantes de BETA Weblog, cuando era un blog colectivo:

Ya diez años !!! Y pensar que entrábamos en un mundo que venía de afuera “barriendo” todo lo conocido y algunos paradigmas de la educación y en especial el uso de tecnología en la escuela. Hoy la TIC forman parte de nuestra vida diaria, nos ayudan nos espían, y también nos hace mas burros y dependientes.
Un desafío para nuestra generación (los analógicos) es formar a los “nativos digitales” que creen que lo saben todo… Y si se rompe el mouse no saben cómo apagar una PC.
Felices 10 años de avances, aprendizajes, éxitos y fracasos de las nuevas tecnologías.

 

¡Gracias!

Cómo elaborar un presupuesto

Muchas veces la gente me pregunta ¿”cuánto cobrarías para tal cosa”?

Saber cuánto cobrar es tan difícil que yo cobraría por responder esa pregunta. Todavía no encontré quien me pague por responderla, así que decidí compartir la respuesta en este post y responder con un link (¡Gratis!)

Entonces, voy a develar aquí mi secreto: ¿Cómo hago para calcular cuánto cobrar un trabajo? La fórmula está cuidadosamente trabajada durante años de trabajo freelance.

El primer paso es tener un “precio base”, que sería, cuánto ganaría por mes si yo trabajara haciendo lo mío en una empresa, 8 hs. por día, en blanco. Suponiendo que la respuesta sea (para facilitar las cuentas) $10.000, entonces, para hacer un trabajo freelance (no me pagan aguinaldo, no me pagan aportes, no me pagan rápido, no me garantizan estabilidad laboral, no me pagan si me enfermo), el precio base debe ser del doble. Mi precio base, para esta suposición, es de $20.000. Y eso implica un cálculo de $5000 para un trabajo que me lleve una semana completa de 8 hs por día, o $1000 para un trabajo que me lleva un día de 8 hs. o $500 para algo de medio día.

Y ahora viene el verdadero lío: sumar o restar costo al valor, de acuerdo al trabajo y a mi necesidad. Aquí algunos de los elementos fundamentales:

¿Tengo trabajo o necesito urgentemente un dinero? Si tengo trabajo (no necesito estrictamente este trabajo) puedo subir un 20% el precio base. Si necesito urgentemente generar algo de dinero, puedo bajar hasta un 20% el precio base, para asegurarme que el trabajo salga.

¿Conozco a la persona que me está convocando o apareció de la nada preguntando un presupuesto? (o sea, no sé si me va a pagar, ni siquiera sé si sabe de qué está hablando o si en realidad quiere algo diferente a lo que yo hago…) Si la conozco y sé que me va a pagar, mi precio no varía. Pero si no sé quién es, le cobraré más caro porque es altamente probable que tengamos una serie de idas y vueltas antes de empezar a entender de qué hablamos. Y le cobro un 30% por adelantado para no arriesgarme a no recibir nada.

¿El trabajo es muy grande y me va a impedir hacer otros trabajitos que habitualmente suelo hacer? Esto es fundamental, porque si el trabajo es muy grande y me llama un cliente habitual y le tengo que decir que no, mi cliente se va a buscar a otra persona para reemplazarme. Así que sólo lo tomaría si me pagaran una fortuna. Le sumo un 20% o más para que sea una fortuna lo que me paguen.

¿Entiendo claramente el trabajo o hay demasiadas cosas libradas al azar? Si lo entiendo y puedo calcular el tiempo, empiezo calculando el precio base. Pero si me dicen “quiero que me hagas esto” y me dibujan con lápiz un garabato en un papel, voy a presumir que “eso” es un trabajo de seis meses y ultra complejo. Porque no puedo arriesgarme a cobrar poco por algo que me cueste muchísimo.

¿Me gusta el trabajo? ¿Me muero de ganas de hacerlo porque es para una institución que me encantaría que figure en mi curriculum? ¿O es un trabajo odioso, tedioso, para un completo desconocido o alguien que al figurar en mi curriculum va a arruinarlo? Allí, otra variación de +/-20%.

-En el mail donde me piden el presupuesto: ¿Usan la palabra “urgente”? ¿Usan la frase “no encontramos a nadie que haga esto” o “pedimos varios presupuestos”? Otra vez. Si es urgente, es más caro (porque tendré que trabajar de noche, y de noche o fines de semana se cobra un 50% más). Si no hay otro, bueno, entonces pido muuuucha plata porque mis exclusivos saberes son inencontrables en otra persona. Si pidieron varios presupuestos, si en serio los pidieron, tendré que pensar en cuidar un poco el precio si quiero que me salga.

Y aquí volvemos a la primera pregunta: ¿Necesito este trabajo? ¿Sí? Bueno, le hago un descuento (explicitándolo en el presupuesto) de un 20 o un 30% si el presupuesto se aprueba en menos de 72 hs (¡Llame ya!). Es importante explicitarlo por si hay que negociar “si quieren tal cosa extra entonces ya no les hago el descuento”, o cosas similares. O si me van a recomendar, que no crean que mi precio es ese tan bajo. Ese es mi precio “trabajo esclavo”, exclusivo para Ud. sr cliente. Y aquí, para terminar, un aforismo de mi autoría:

“El valor exacto del presupuesto es ese que te haga trabajar sonriendo.” Iris Fernández

Comparación de precios de supermercados virtuales

Esto es muy raro… hacía muchos años que en mi país no hablábamos de precios máximos y cosas por el estilo. Pero la historia se repite porque siempre están los grupos que se benefician del revuelo que los demás sufrimos. Para comprender un poquito más los invito a ver esta entrevista a Raúl Alfonsín que habla de los grupos que ejercen presión.

Mientras tanto, los seres normales buscamos comprar en lugares donde los aumentos de precios no sean especulativos, cuidando nuestro bolsillo y haciendo valer nuestro derecho como consumidores.

Hoy hice una comparación entre dos supermercados virtuales: www.discovirtual.com.ar y www.cotodigital.com.ar

En general, todos los precios de Disco son más bajos que los de Coto. Si uno tiene descuento por alguna tarjeta de crédito puede llegar a emparejar los precios de ambos.

Aquí van los productos que yo comparé:

cotodiscomuzarella

Fideos codito Canale al mismo precio

Jamón 130 gramos: $23,90 en Disco versus $27,73 en Coto

Filets de Merluza prácticamente al mismo precio. Alimento para gatos Whiskas, también.

Cuadrada para milanesa mucho más barata en Coto: $54,90 versus $73,99

Jabón líquido Ariel: $25,55 en Disco, $26,33 en Coto

Pimientos verdes más baratos en Coto: $26,65 versus $29,99. Pimientos rojos más baratos en Disco: $29,09 versus $32,09

Cebolla: $6,75 en Disco, $7,17 en Coto

Muzarela más barata en Disco que en Coto ($ 22,90 versus $24,40)

Vino malbec Nieto Senetier apenas más barato en Disco ($27,09 versus $37,45).
Comparación Coto – Disco

Más Murakami

Durante el mes de diciembre terminé de leer Los años de peregrinación del chico sin color; un libro maravilloso, como todos los que leí hastaLos años de peregrinación del chico sin color ahora de Murakami.

Como en todos sus libros, en este hay mucha introspección, hay ideas suicidas, hay búsqueda de la identidad y un toque de erotismo. Y como siempre, en la vida cotidiana de Japón podemos ver los elementos en común con nuestra sociedad, cómo los seres humanos somos los mismos en cualquier lugar del mundo.

Un adelanto del argumento: Tsukuru Tazaki conoce a una mujer que le resulta muy atractiva, y ésta le plantea que hay algo en él que no está cerrado; para comenzar una nueva relación es necesario que primero aclare algunos puntos de su historia que parecen haberse escondido bajo la alfombra y aún hacen ruido en su personalidad. Allí empieza la peregrinación del chico sin color, en su búsqueda de la verdad.

Un libro sumamente recomendable, al igual que Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, Sauce ciego, mujer dormida,  y Tokio Blues.

No te pierdas la categoría Libros y lecturas de este blog para saber qué más estuve leyendo.

BETA Weblog cumplió 9 años

¡Nueve años! ¡Cuántos!

En el último cumpleaños les hablé de mi objetivo cumplido, de continuar difundiendo la accesibilidad web, y seguir con guías sobre Gimp, Etoys, Moodle…

Este año puedo decir que mi especialidad cada vez más me fue llevando a hablar de Moodle, Moodle y más Moodle. Es que Moodle se puso complicado últimamente. Muchas cosas que antes hacíamos muy de memoria cambiaron, y nos vimos obligados a reaprender cosas como la automatriculación, las cohortes, los repositorios de archivos…

También escribí sobre Gimp, sobre mujeres en la sociedad, sobre informática educativa, sobre Android y algunas otras cosas de tecnología en general. Este año yo diría que abandoné categorías como Arduino, eToys, y Ubuntu.

Puedo decir que este no fue un gran año para mi blog, pero sí lo fue para mi profesión y mi vida personal.

Como balance de este año número 9, va parte de mi PLE (Personal Learning Environment), es decir, un esquema de las herramientas que utilizo cotidianamente (que no se agotan en esta lista, pero estas son las que hoy pude recordar):

 

Mi PLE

Eva deja de ser costilla

Madres… madres que elegimos ser madres, madres a quienes la vida las puso en ese rol pero lo aceptaron y dieron vuelta la historia… y otras tantas que todos los días se preguntan cuándo los chicos van a crecer, cuándo vuelvo a tener mi vida toda para mí.

Ser madre es tener miedo por un alma que está fuera de uno, ser madre es tener el tiempo absorbido por un ser indefenso pero tirano, y también es sentir la trascendencia, el amor en su máxima expresión y ver la soberbia tirada al tacho de basura.

Feliz día… no… feliz vida a todas las madres.

a mi hermana Griselda
Eva

 

Eva

(Silvio Rodríguez)

Eva no quiere ser para Adán

la paridora pagada con pan.

Eva prefiere también parir,

pero después escoger dónde ir.

Por eso adquiere un semental

y le da uso sin dudas normal.

Eva cambió la señal.

Eva sale a cazar en celo.

Eva sale a buscar semilla.

Eva sale y remonta vuelo.

Eva deja de ser costilla.

Eva no intenta vestir de tul.

Eva no cree en un príncipe azul.

Eva no inventa falso papel:

el fruto es suyo, con padre o sin él.

Eva se enfrenta al qué dirán

firme al timón, como buen capitán

y encoge hombros Adán.

(1985)

Antes de comprar, googleá

Ya van varias veces que estoy “antojada” o necesitando determinada cosa, y se me ocurre buscar en google antes de comprar. Generalmente es una solución maravillosa, porque uno encuentra soluciones alternativas, mejores precios, o si no, confirma que tiene que comprar eso que vio en la vidriera del barrio.

¿Se te ocurre comprar una webcam? Probá Droidcam

Para el día del niño pensé en comprarles a mis hijos una webcam. Y de pronto pensé: “Si en casa hay un android para cada uno, para qué gastar plata? Seguro que se pueden usar como webcam”. Busqué y encontré Droidcam, que es una aplicación que se instala tanto en el celular como en la computadora

Droidcam

¿Querés una pizarra para marcador? Probá con un PVC transparente.

El sábado fui a una reunión donde el dueño de casa tenía varias pizarras armadas de esta manera, me pareció maravilloso y le pregunté cómo se le había ocurrido; la respuesta fue “lo busqué en la web, y lo encontré en Taringa”: Armate una pizarra blanca en menos de 10 minutos.

Pizarracartelera colgada con tramperas

¿Querés una biblioteca? Probá comprar maderas y ladrillos o con cubos de fibrofácil

Hace años que compro en la web cubos de fibrofácil sin pintar y los barnizo yo; se pueden armar desde bibliotecas hasta estantes para interiores de placard, y son realmente económicos (cuidado, hay de muchas calidades y algunos resisten pararse sobre ellos y otros no, hay que leer bien la descripción del artículo antes de ofertar).

Para decorar mi casa, construí una escaleroteca, que también vi en la web:

escaleroteca

Pero ahora estoy por construirme una biblioteca tal como la vi en varias casas, con ladrillos de hormigón y tablas, combinándolos con macetas de fibrocemento que ya no uso como tales (Biblioteca con macetas)

¿Querés comprar algo en particular? Antes de salir a comprarlo al barrio, buscá precios en sitios de venta on line

A veces tenemos ideas un poco especiales, y si vamos directo al negocio nos ponen cara de que estamos un poco locos. Sin embargo, ante la negativa del vendedor o un precio extravagante, mucho mejor haber buscado previamente en la web y decirle “En Internet lo venden”, o “En Internet sale la mitad”.

Esto me pasó con muchas cosas: marcadores para pintar telas (que se fijan con la plancha), cubos de fibrofácil de todos los tamaños, recipientes para separar los residuos, bastidores para pintar cuadros, y un largo etcétera.

Muertes evitables

Hace seis meses yo renegaba porque en mi edificio habían cortado el gas, y tenía que venir el inspector a ver si todo en mi casa estaba en regla.

Hace una semana yo contaba en Facebook que durante dos noches seguidas me levanté porque sonaba la alarma de monóxido de carbono en mi cocina. Mis contactos me decían “qué raro, ¿cómo que tenés una alarma de monóxido de carbono?”

Hace dos días tuve que faltar a mi trabajo porque en mi departamento saltó la térmica y no podía volver a dar luz. Tuve que llamar a un electricista de urgencia. Resultó que se había quemado la térmica.

Y ayer una explosión en la ciudad de Rosario derrumbó un edificio y hasta el momento se cuentan 11 víctimas fatales.

¿Por qué se tiene que llegar a eso? Existiendo normas de seguridad, existiendo mucha gente que pasa y siente olor a gas, existiendo alarmas de gas, de humo, de monóxido de carbono… Porque total no pasa nada, no levantés la perdiz que te cortan el gas.

Cuando hacemos las cosas bien, tenemos complicaciones: gastar dinero en alarmas, en caños gruesos para el gas, en salidas al exterior, ventilaciones y chimeneas, en llave térmica, disyuntor, cable grueso, tomacorrientes. Todo eso es dinero, es tiempo, es paciencia.

Pero cuando hacemos las cosas más o menos, estamos librando al azar nuestra vida y la de todos nuestros vecinos.

Medidas de seguridad en el hogar

Yo vivo en un departamento muy pero muy viejito y chiquito. Cuando vine aquí ya tenía la experiencia de haber vivido anteriormente en otro departamento antiguo, así que actué de inmediato en algunos puntos mínimos:

  • Retirar por completo todos los caños de gas de cobre, delgados, que se usaban antes. 
  • Quitar todo tipo de pantalla de calefacción, de hecho, no dejé nada de calefacción a gas.
  • Poner llave térmica y disyuntor. La llave térmica corta la electricidad cuando aumenta la temperatura, previniendo un incendio. El disyuntor, cuando hay sobrecarga de consumo. También reemplacé los tapones correspondientes a mi departamento (que hay a la entrada del edificio) por llave térmica.
  • Reemplazar cables delgados por cables gruesos, y tomacorrientes dañados, colgando o sin tapa, por zapatillas de primera marca con cinco o seis tomas, atornilladas a la pared.
  • Siempre contratar personal matriculado o sumamente recomendado (y no porque cobre poco sino por su seriedad)
  • Poner una alarma de monóxido de carbono: este gas es invisible, inoloro, imperceptible. Sin una alarma, no podemos saber que está allí. Si los lugares tienen la ventilación reglamentaria y los artefactos funcionan correctamente, además de asegurarse que hay chimenea a los cuatro vientos para termotanques, calefones y calderas, la alarma no es necesaria. Pero en mi casa todavía me faltan hacer algunas cosas y por eso prefiero tenerla.

Tener problemas porque suena la alarma, porque salta la térmica, porque te cortan el gas, no es nada. Que te explote la casa o se incendien los cables, por ahorrar unos manguitos, por la soberbia de pensar que “no pasa nada” o por no tener ganas de ocuparse… puede ser fatal.

Discapacidad: Visibilicemos la diversidad

El sábado empecé el curso de “Asistente en discapacidad“, que dicta la Fundación artistas discapacitados los sábados a la mañana en la sede de la facultad de Filosofía y Letras de la UBA (Puan 480, CABA).

Las docentes de la primera clase fueron María Pia Venturiello y Marcela Ego. La clase me resultó sumamente interesante y a la vez movilizante. Hablamos sobre el concepto de discapacidad, su evolución histórica y los diferentes paradigmas.

Tomé nota de muchos conceptos sumamente interesantes, pero me gustaría mencionar algunos paradigmas (los primeros, obsoletos, pero que aún pueden verse vigentes entre las personas) acerca de la discapacidad:

  • El paradigma previo a la modernidad, veía al discapacitado como alguien a quien el designio divino lo llevó a estar en esa situación.
  • A partir de la revolución industrial, comenzó a mirarse a quienes no podían producir al ritmo de los demás como personas que no aportaban lo suficiente. Empiezan a existir las instituciones de encierro, y los hospitales, cárceles y manicomios se ocupan de las personas que no cumplían con lo que la sociedad esperaba.
  • En época de posguerra, por la enorme cantidad de heridos, toma preeminencia el paradigma médico: la discapacidad es un problema individual; hay que curar a esas personas y ellas tienen que luchar con su voluntad para reinsertarse.
  • A partir del movimiento Vida Independiente (década del ’70), empieza a comprenderse que la diversidad funcional se debe atender a nivel social. La responsabilidad de que alguien sea autónomo o dependa de ayuda externa es de la sociedad, y no del individuo.

A partir de todo ello quiero invitarlos a pensar: ¿Qué tal si pasamos de ver una persona normal y muchas personas “fuera de la norma” (diferentes), y pasamos a entender que las personas venimos en diferentes formatos? Cuando hacemos un edificio, una página web o un objeto de uso cotidiano, tenemos que pensar que hay gente que no ve, gente que no oye, gente que no distingue todos los colores, gente que no tiene sus dos brazos o sus dos piernas, etc. Somos responsables de permitir o dificultar la autonomía de las personas. De todas las personas.

Como dijo la profesora al cierre de la clase, logrando que yo lagrimee hasta llegar a casa: si uno tuvo la posibilidad de ser, el otro también.
personas

Descripción de la imagen: En un primer recuadro hay una figura humana con dos piernas y dos brazos, encerrada en un óvalo y con la etiqueta “Persona normal”, y dos personas con una pierna o un brazo y el rótulo “Persona diferente”. En el segundo recuadro hay tres figuras humanas, en el mismo óvalo, con el rótulo “Personas”. Dos de ellas tienen sólo un brazo o sólo una pierna.