Betaweblog estrena dominio semántico

Hace un mes aproximadamente escuché por primera vez la noticia de que ya estaban listos los nuevos dominios que se venían prometiendo desde hace un tiempo.

Me puse a leer un poco y encontré, con muchísimo entusiasmo, la existencia de los dominios .education

¿De qué se trata?

Hasta hace menos de un año, casi cualquier página web tenía una dirección con esta estructura:

www.elnombredetupaginaweb.com.ar

Donde:

www – Es un subdominio (que significa world wide web, es decir, la web. Otras posibilidades son ftp, mail, etc.)

elnombredetupaginaweb – Es el nombre de dominio, que uno tiene que registrar. Hasta hace unos meses, el registro en Argentina era gratuito. Ahora se paga una cifra anual bastante accesible para una empresa, pero lo suficientemente costosa para “acaparadores de dominios” (personas que registraban dominios y no los usaban).

com – Es un dominio de nivel superior genérico (gTLD). Hasta hace unos meses sólo existían COM (comercial) MIL (militar) GOV (Government, o en Argentina GOB), EDU (educación), etc.

ar – Es un dominio de nivel superior geográfico (ccTLD). 

Fuente y más explicaciones: Wikipedia – Dominios de nivel superior

¿Qué hay de nuevo, viejo?

La novedad de estos últimos tiempos es que la web abandona esta rigidez para comenzar a acercarse al uso de direcciones con significados mucho más concretos, es decir, a dar un paso más hacia la web semántica.

Con la aparición de 1500 nuevos dominios con significado, la web comienza a abrir paso a la era del significado.

¿Y qué es la web semántica?

Cito nuevamente a Wikipedia:

La web semántica es una ampliación de la Web, por medio de la que se intenta realizar un filtrado de manera automática pero precisa de la información. Es necesario hacer que la información que anida en la web sea entendible por las propias máquinas. En concreto se atiende a su contenido, independientemente de la estructura sintáctica. O lo que es lo mismo, se atiende a diferentes ámbitos, se tiene en cuenta el conjunto de lenguajes, a la vez que los procedimientos para poder añadir esa semántica a la información para que, de esta manera, sea entendible por los agentes encargados de procesarla.

Hoy BetaWeblog estrena dominio semántico y a partir de ahora pueden agendar esta dirección (sin que se haya anulado la anterior):

http://betaweblog.education

Ay, ¡qué emoción!

Moodle: actividades presenciales (Face to Face)

Moodle es una plataforma que realmente cubre todas las necesidades de cualquier persona que se dedique a educación (o cosas también llamadas educación, como por ejemplo entrenamiento de personas)

Una de las últimas cosas que conocí es un bloque llamado “Actividades presenciales” (Face to Face) que se utiliza para pactar una fecha y hora de un evento presencial.

1) El profesor crea el evento, que puede tener varios encuentros o uno solo

2) Los alumnos se inscriben en el evento, pudiendo determinar previamente el cupo

3) El profesor, una vez ocurrido el encuentro, determina si el alumno estuvo presente o no en el evento.

Más información: http://docs.moodle.org/23/en/Face-to-face_walk_through

Si combinamos el uso de este módulo con el de tareas fuera de línea, tenemos todo un sistema de presentismo y calificaciones ya resuelto por una plataforma segura y estable.

 

Crear un formulario en WordPress

Hoy instalé y probé el plugin Smart Forms, con el cual es muy pero muy sencillo crear un formulario para una página desarrollada en WordPress.

El primer paso es instalar el plugin:

Instalar el plugin

Una vez instalado, habrá que activarlo:

Activar el plugin

Ahora tendremos una nueva opción en el menú llamada Smart Forms.

Haciendo clic en la misma, veremos el enlace para crear un nuevo formulario:

crear nuevo form

A la derecha tendremos un conjunto de campos, que debemos arrastrar al espacio con la leyenda “Drop fields here”.

Una vez que acomodamos los campos, sin olvidar arrastrar el botón “Submit”, podemos hacer clic sobre cada campo y configurar el nombre, el tamaño, etc.

configurar formulario

 

 

Es fundamental configurar qué va a hacer el formulario una vez que el usuario pulse el botón “Submit”, en la pestaña “After Submit”. Allí podemos configurar que el formulario nos envíe un mail:

Luego de configurar los campos y el destino del formulario, podemos guardarlo, pulsando Save.

Configurar destino y guardar

Ahora, cada vez que creamos una página o una entrada, veremos un nuevo botón con el cual insertar un formulario ya configurado:

Insertar formulario

2048 o qué es la inteligencia

2048Un amigo me dijo que había ganado al 2048. Se trata de un juego donde aparecen diferentes números y uno debe unir los iguales formando potencias de 2. Gana la persona que une las piezas necesarias para llegar al número 2048.
Envidia aparte, lo que más me dolió fue su frase: “si querés te enseño mi método”
Lo primero que pensé fue: “La pucha… ¡¡Había un método!!”
Una vez superada mi sensación de inferioridad, comencé a reflexionar sobre cómo se ve la inteligencia puesta en juego.
Como consuelo por mi falta de entrenamiento en juegos matemáticos decidí escribir en un post mi reflexión sobre el tema. Pero lo voy a hacer al estilo del juego, utilizando en cada párrafo la cantidad de palabras que indica el número de la izquierda… todas potencias de 2, hasta llegar al 2048.

2. Resolver problemas.

4. Capacidad y no conocimiento.

8. Hay por lo menos siete tipos de inteligencia.

16. En cada persona predominan uno o más aspectos en que resuelve problemas de manera más eficiente.

32. Algunas personas resuelven de manera brillante situaciones vinculadas con la motricidad: moverse en el momento justo para que la pelota no entre en el arco, esquivar al adversario para el lado correcto.

64. Otras personas tienen muchos amigos, saben establecer contactos laborales útiles y liderar equipos de trabajo; son personas con mucha inteligencia interpersonal. Por lo contrario existen muchas personas que no pueden expresar sus emociones, muchas veces porque no saben cuáles son esas emociones. No les gustan las actividades artísticas porque no les sale expresarse por ningún medio. Son personas con dificultades en su inteligencia intrapersonal.

128. Los artistas plásticos, que son capaces de observar un objeto y plasmarlo en una pintura o escultura, cuentan con una gran inteligencia corporal-cinestésica; los escritores y las personas que dominan el lenguaje de una manera impecable tienen un predominio de la inteligencia verbal o lingüística. Y por supuesto, están los eternamente identificados como genios que pueden tocar piezas complicadísimas en un piano o ejecutar diversos instrumentos (inteligencia musical) o los que realizan operaciones matemáticas complejas como si sumaran dos más dos: cuentan con una gran inteligencia lógico-matemática. Todas estas personas cuentan con una combinación especial de sus diferentes inteligencias. Gracias a ello, cada persona es diferente a la otra en lo que le resulta fácil o entretenido. Para unos es placentero leer y para otros, resolver acertijos lógicos.

256. ¿Y por qué es importante reconocer que existen diferentes tipos de inteligencia? El primer motivo tiene que ver con la autoestima: no soy tonto por no aprender rápidamente matemática (sobre todo si soy capaz de tener muchos amigos, jugar al fútbol o dibujar, por ejemplo). Simplemente debo saber que en mí no predomina el tipo de inteligencia lógico-matemática, pero que tengo una distribución diferente a la otra persona (que puede ser un tronco bailando o actuando, o puede tener dificultad para expresar sus sentimientos, entre otras cosas). Ser consciente de que todos tenemos en mayor o menor medida la misma suma de capacidades, pero distribuidas de una manera única y especial, nos permite respetarnos, conocer nuestras limitaciones, entender que muchas veces las otras personas no disfrutan de las mismas actividades que nosotros porque no les resultan desafíos a su inteligencia. De esta manera podremos ponerles límites a quienes nos denigran por no poder entender algo (me ha pasado personalmente al intentar repetir un paso de baile, fracasando rotundamente cuando mi profesor no percibía que yo necesitaba muchas más repeticiones para observar parte por parte lo que él veía como un todo) o a quienes se sienten superiores porque su tipo de inteligencia es más valorado por la sociedad que otras. También podemos usar responsablemente este conocimiento para entender que una persona puede necesitar cien explicaciones antes de entender algo que nosotros vemos con toda claridad. Y que puede ser que esa persona no lo entienda ese día sino que al otro día despierte con nuevas preguntas.

512. Por otra parte, todo esto sirve para entender que no es lo mismo inteligencia que sabiduría (o conocimiento). El ejemplo que más me gusta es el del texto “En la vida 10, en la escuela 0” (Terezinha Carraher, David Carraher, Analúcia Schliemann), en el cual se analiza de qué manera algunos alumnos de las escuelas primarias no logran dominar ciertos conocimientos matemáticos en la escuela, que por otra parte aplican en su vida cotidiana porque venden mercancía junto a sus padres y resuelven perfectamente todo tipo de problema matemático aplicado a su actividad. Muchas personas sin estudios formales en una disciplina tienen la capacidad de resolver problemas increíblemente complejos para quienes no realizan cotidianamente sus tareas: en el campo, el dominio de animales o plantas, el conocimiento del clima, o la noción del tiempo, son incomprensibles para una persona criada en la ciudad que necesita herramientas tecnológicas -el pronóstico del tiempo que brinda la televisión, por ejemplo- para obtener información incluso menos confiable. La escuela, en su versión más tradicional, enseña de tal manera que todos los conocimentos están atravesados fuertemente por el lenguaje escrito. Si todas las materias requieren una importante dosis de comprensión lectora, ¿qué ocurre con aquellos chicos que no tienen una gran inteligencia lingüística? En general, son alumnos a los que se los percibe como chicos con poca capacidad de aprendizaje. Pero ¿es esto real? Si un maestro trabaja con sus alumnos en un proyecto donde se realicen desafíos no sólo escritos sino aplicados a cosas espaciales (como sería el caso de llevar unos trozos de tela para calcular el área, la superficie y el perímetro sin brindar la consigna por escrito o realizar germinaciones en lugar de leer un texto donde se explique qué necesita una planta para vivir), muy pronto ese maestro va a ver reaccionar a esos chicos que siempre están distraídos porque un simple texto no los motiva a aprender nada. La motivación es una parte fundamental del aprendizaje; si la única motivación que brinda un docente es la de poner notas, sólo se esforzarán -algunos con mucho esfuerzo- los que tengan ganas de ser premiados en sus casas por las calificaciones. Pero muchos otros se ven desmotivados por su permanente sensación de fracaso, su baja autoestima y su etiqueta de “lentos”, “burros”, “malos alumnos”, que hace que se den por vencidos antes de empezar. Total, hagan lo que hagan ellos nunca van a obtener una de esas notas que para otros parece ser su alimento fundamental. Para esos alumnos es que nosotros, los maestros, debemos buscar abordar cada nuevo contenido desde un marco diferente. No sólo explicar parados en un pizarrón, no sólo dar un texto y que lo tengan que estudiar para mañana porque hay evaluación escrita. También jugar, vivenciar, experimentar, cantar, representar o escribir acerca de cada contenido trabajado. Muchos de mis alumnos comprendieron la Revolución de Mayo al tener que representarla para un acto en un escenario; muchos comprendieron las multiplicaciones jugando a un videojuego que trabajaba alguna forma de embaldosado. Respetar la heterogeneidad de nuestros alumnos elevará su autoestima.

1024. Ahora: ¿qué tiene que ver todo esto con el juego 2048? Voy a volver a comentar que mi amigo me dijo “si querés te explico mi método”, y resultó que yo no había elaborado ningún método. Yo me limitaba a tomar mi celular en el colectivo mientras escuchaba música, a empujar los números para un lado y para el otro, y a perder, más o menos siempre en el mismo puntaje. ¿Por qué? ¿Qué me faltó? Para lograr ganar es ese juego y para tener éxito en muchas de las tareas que emprendemos en la vida cotidiana, es necesario poner en juego las estrategias cognitivas adecuadas. Estas estrategias son las diferentes herramientas que una persona aplica cuando debe resolver un problema o una situación. Muchas veces hay personas que pueden perfectamente realizar algo, pero no saben explicar cómo lo hicieron. La reflexión acerca de las propias estrategias cognitivas puestas en juego conforma el conjunto de nuestras estrategias metacognitivas. Cuando pensamos acerca de cómo aprendemos, cuando notamos que de esta manera o de aquella otra aprendemos mejor, conocemos mejor, estamos aplicando este tipo de estrategias. Es decir que en la frase de mi amigo puede uno comprender que él puso en juego muchas más estrategias cognitivas que las que yo utilicé en mi propio juego, y que además -dicho en tono de humor- pretendía demostrar sus estrategias metacognitivas cuando me iba a explicar su forma de resolverlo. En general todos los seres humanos tienen avidez por aprender; lo traemos de fábrica, somos seres que nacemos sin saber alimentarnos, sin saber caminar, sin saber procurarnos nuestro propio alimento, refugio o grupo social. Todo eso que no sabemos al nacer es compensado por una gran avidez por aprender, por saber cada vez más sobre lo que necesitamos para tener éxito en nuestra vida. Y tener éxito es un concepto bien diferente, dependiendo del lugar en el que nacemos y crecemos: si nuestros padres no nos miran, si sólo se limitan a aplaudirnos o incluso a agredirnos cuando hacemos algo especial o cuando rompemos algo, el éxito consistirá en hacer cosas especiales o en lograr atraer la atención de nuestros pares. En cambio, si tenemos padres que estimulan nuestra inteligencia y aplauden cada nueva palabra, concepto, lectura o título alcanzado, tener éxito para nosotros estará completamente vinculado a los logros académicos. En definitiva, y aprovechando que definitivamente no creo que nadie a esta altura esté leyendo párrafos tan insoportablemente extensos como este, todas las personas nacemos con lo necesario para lograr alcanzar enormes conocimientos. Cada uno de nosotros tiene esas diferentes capacidades distribuidas de una manera especial y diferente al resto. Por otra parte, si en nuestra infancia nos estimulan, nos motivan, nos premian -no tanto con objetos sino con cariño y con nuevos desafíos- podremos explotar al máximo nuestras capacidades innatas e incluso podremos emparejarlas, si tenemos la suerte de ser desafiados también en aquellas cosas que no tenemos naturalmente tan beneficiadas. Es el caso de los chicos que, si bien no son excelentes con una pelota, la insistencia de su padre en jugar al fútbol día tras día, la alegría del “entrenador casero” cuando se tiene un logro, y el hecho de que esto constituya un momento lúdico y no una presión social (“tenés que ganar, no seas tonto, no te dejes poner en el arco”…) terminan siendo al menos dignos coequipers de chicos que traen en la sangre un jugador de fútbol de primera categoría. El estímulo de los padres y maestros es una clave fundamental en todo esto, ya que si bien nadie nace sin capacidades, tampoco las personas en soledad y sin ser estimulados, logran aprovechar esto que tienen por naturaleza. El hombre es un ser social y aprende en sociedad (según Vigotsky), comenzando su aprendizaje a través de su inserción en su grupo social primario -la familia- por imitación y gracias a los festejos y cariños recibidos cada vez que se realiza un nuevo aprendizaje. El desarrollo de la capacidad lingüística es tan fuertemente dependiente del estímulo, que quien aprende desde el nacimiento dos idiomas los domina a la perfección sin confundir jamás uno con el otro. Por otra parte, cuando un chico es apartado de la sociedad -como aquellos casos paradigmáticos de chicos que crecieron abandonados en la selva, rodeados de animales- nunca más recuperan su capacidad de hablar. Hablarle a los chicos desde muy chicos, utilizando el vocabulario más rico que podamos, llamando “perro” al perro y “agua” al agua (esto lo digo porque veo muchas madres que al agua, al jugo, a las gaseosas, a todo le llaman “agua”, o utilizan onomatopeyas para mencionar al perro o al auto, por ejemplo). Estimular el juego lógico-matemático desde chiquitos, como las adivinanzas, los dados, las cartas, el “veo-veo”, también son factores que hacen que los chicos desarrollen mediante el juego todo tipo de habilidades. Si desde muy chicos podemos acercarles una guitarra, un pianito, bombo o flauta, tocando nosotros mismos esos instrumentos -como podamos- frente a ellos, y también nos preocupamos porque la música que ellos escuchen sea variada y de buena calidad, estaremos permitiendo que nuevas habilidades musicales se desarrollen con motivación propia del chico. Por todo esto, y con mucha más responsabilidad cuando uno sabe que cada chico en cada casa, en cada nivel social y de acuerdo a la energía que sus padres pongan en su crianza será más o menos estimulado, es que los docentes tenemos que ser muy cuidadosos antes de premiar permanentemente al chico que tiene éxito escolar y castigar al que no lo tiene. Ningún chico entra a la escuela con ganas de fracasar. La escuela construye el fracaso escolar cuando determina qué cosa debe poder hacer un chico de seis años sí o sí, sin tener en cuenta el contexto en que ese chico creció y vive. Un chico que llega a su casa y tiene la merienda nutritiva sobre la mesa y una madre que mira su cuaderno y le recuerda que haga la tarea, tiene el éxito asegurado. Un chico que no tiene merienda ni padres que se ocupen, o que no tiene un escritorio donde apoyar su cuaderno, probablemente fracase.

2048. Bueno, nuevamente he perdido en este juego… el párrafo anterior es completamente ilegible, con lo cual, renuncio a mi tarea de escribir un párrafo el doble de largo que ese. Por lo menos puedo decir que me divertí escribiendo este post, y que no creo haber escrito nada incorrecto, aunque sí algunas cosas un poco inconexas con el único objetivo de ganar a mi propio desafío… al que finalmente, renuncio.

Referencias:

Teoría de las inteligencias múltiples – artículo en Wikipedia

Jornadas Informática en el JVG: e-learning, b-learning y trabajo colaborativo

Hoy tuve el placer de asistir como ponente a las jornadas Informática en el JVG.

La charla fue sobre Moodle: e-learning, b-learning y trabajo colaborativo.

Básicamente lo que conversamos fue, primero: ¿por qué utilizar estas palabras en inglés? Si hay palabras en castellano que representen un concepto en su totalidad, yo las prefiero, pero en este caso, “Educación a distancia” no dice lo mismo que “e-learning”, ya que “e-learning” incluye la característica de ser mediada por las redes, a través de Internet, y además habla de aprendizaje y no de enseñanza.

En e-learning y b-learning, lo importante es el aprendizaje, la experiencia del estudiante como persona que construye su aprendizaje a través de su actividad. Buscamos generar cambios conceptuales, no buscamos que el alumno se saque buenas notas.

Iris Fernández y Silvia Dumont

Hacemos lo posible porque esos aprendizajes se produzcan a través del trabajo colaborativo, que no es lo mismo que el trabajo repartido entre integrantes de un grupo sino que se trata de construir juntos un documento, un mapa conceptual, un blog… en definitiva, cuando hablamos de e-learning o de b-learning, no estamos hablando de nada parecido a aquella educación a distancia donde el estudiante recibía por correo unos materiales y se las ingeniaba solo para sacar algo en limpio de todo eso.

Por suerte, no di la charla sola. Me acompañó la Lic. Silvia Dumont, colega que trabaja conmigo (¡en la escuela pública!) y a quien admiro por ser una persona que utiliza Moodle como apoyo a la presencialidad, pero que utiliza además todas las herramientas necesarias para que los alumnos se apropien de los conocimientos (no es una excelente docente porque usa las mejores herramientas sino que elige las mejores herramientas porque es una excelente profesional)
Cristian y yo
Utilizar Moodle como apoyo a la presencialidad permite difuminar todos los determinantes duros del sistema educativo:

  • el tiempo de trabajo ya no es necesariamente el horario escolar,
  • el lugar no es la escuela,
  • si no hay clases (por epidemia, corte de luz, etc) de todas formas se aprende,
  • y los grupos pueden interrelacionarse con distribuciones diferentes a los cursos escolares)

Aquí, mi presentación:En definitiva, el aprendizaje ubicuo se hace realidad cuando los docentes se apropian de esta herramienta tan potente, y además, libre.

 

Estudiar y trabajar en el nivel universitario (preguntas de Lila Magrotti)

Lila Magrotti es estudiante de Comunicacion Social en la UBA. Ella me formuló las siguientes preguntas:

-¿Crees que afecta el hecho de trabajar y estudiar en el desempeño académico? ¿Cómo?

Creo que en la vida de un estudiante es conveniente que exista una curva de nivel de empleo suficiente como para tener ciertas experiencias antes de ser un profesional.

Tener un jefe malhumorado, otro inclumplidor, experimentar los diferentes estilos de autoridad (democrática, autoritaria, etc.) antes de ser un profesional, aporta positivamente al desempeño de quien recién se recibe.

Por otra parte, trabajar demasiadas horas redunda en cansancio mental y estrés, obviamente, en detrimento del rendimiento académico.

Continuar leyendo “Estudiar y trabajar en el nivel universitario (preguntas de Lila Magrotti)”

¿Moocs? No, gracias. Prefiero los Grupos Abiertos de Aprendizaje Colaborativo.

Hace un buen tiempo vengo leyendo acerca de los MOOCS: Masive On Line Open Courses (Cursos Abiertos Masivos en línea).
Desde un primer momento pensé: ¡Qué bueno! ¡Un curso abierto! ¡Uno no, son muchos! ¡Qué bueno!
Me anoté en alguno que abandoné en seguida, pero seguí con la idea en la cabeza.

Un día me di cuenta de que yo tenía ya algo como lo que pensaba que eran los MOOCS: en el año 2009, yo creé el grupo de autoformación sobre administración de Moodle. Fue todo un éxito, mucha gente aprendió a administrar sus plataformas a partir de ese grupo. Y hace unos meses, creé un segundo grupo de aprendizaje colaborativo, que aún tiene pocos participantes pero que estoy segura que crecerá.

Últimamente andaba con ganas de ponerle otro nombre al grupo, y de crear un MOOC sobre otro tema también.

Pero hoy, gracias a Alejandro Tortolini en la red Crear, leí este artículo y se me vino el MOOC abajo:
La falsa disrupción de los MOOC: La invasión de un modelo obsoleto (Juan José Calderón Amador – Universidad de Sevilla, Ainhoa Ezeiza – Universidad del País Vasco, Mertxe Jimeno Badiola – CPES Nazaret BHIP. Donostia)

El documento dice en su resumen:

“Los MOOC (Massive Open Online Courses o cursos abiertos masivos online) se plantean como una
gran disrupción en Educación Superior, idea que se ha difundido en muy poco tiempo a través de medios profesionales, mass media y canales gubernamentales y universitarios.

Sin embargo, en un análisis crítico de la disrupción que suponen, vemos que si bien no presentan ninguna novedad en el campo del aprendizaje en red, suponen una invasión de los espacios de aprendizaje por parte de grandes empresas y fundaciones que entienden la educación como un objetivo de mercado. Vemos en los MOOC grandes riesgos de masificación de la enseñanza, uniformización cultural y científica y especulación económica, y esta visión se apoya en el análisis del recorrido de los MOOC desde su inicio en 2008 hasta la actualidad, en 2013 y en la experiencia del equipo de autores en torno al e­learning.”

Y entonces me pregunté: ¿Cómo no lo vi antes? Por supuesto, encantada con la idea de un paradigma diferente, abierto (o acaso no dice ahí “abierto”?), no observé el resto de los elementos que diferencian en mucho un MOOC a lo que yo en realidad busco con mi grupo de Aprendizaje Colaborativo.

Vamos a comparar: los MOOC versus un Grupo de Aprendizaje Abierto y Colaborativo, (podríamos llamarlo GAAC, nombre que acabo de crear para realizar esta comparación… porque parece que si algo no tiene su nombre con siglas al estilo anglosajón, no existe).

  • Curso versus Grupo: los MOOC están centrados en el contenido, lo que brindan es contenido y nada más que contenido… y mucho renombre de las instituciones que los brindan. Los grupos de aprendizaje abiertos y colaborativos, están centrados en las personas que quieren aprender; son grupos de personas que buscan, de forma proactiva, y en colaboración con otras personas en la misma situación, aprender y a la vez colaborar explicando a otras personas lo aprendido. No hay un único poseedor del saber: en el aprendizaje colaborativo, todos sus integrantes son poseedores de una parte del saber.

Mooc versus Grupo de aprendizaje abierto colaborativo

 

  • Open… ¿eso es bueno o malo? Si tomamos la palabra “Open” como “Abierto”, sí, parece ser bueno. Sin embargo, al leer el texto mencionado anteriormente se puede comprender que hay varios elementos negativos al abrir al mundo la educación universitaria de un país, y pensando en un curso cuyo contenido está escrito de antemano y no es producido por sus participantes:

Si bien se plantean los MOOC para facilitar el aprendizaje de cualquier persona en cualquier parte del mundo (acceso universal al conocimiento) y para que “los participantes incrementen su capital personal y su atractivo para el mercado de trabajo” (McAuley et al., 2011:43), la participación es baja y el índice de abandono, alto o muy alto. Los estudiantes participantes se muestran desorientados y sobrecargados, tienen baja probabilidad de interacción con expertos u orientadores, poca socialización real y poca profundidad en las interacciones; el abandono genera frustración en relación a sus capacidades, ya que estos cursos normalmente no señalan ningún nivel inicial de conocimiento en el acceso. (…) Finalmente, hay que tener en cuenta la brecha cultural y lingüística entre los participantes, que supone la adaptación de los participantes, en muchos casos de carácter internacional, a la lengua y la cultura del proveedor de los cursos.

En cambio, en un grupo de aprendizaje abierto y colaborativo, el contenido suele estar producido en gran parte por sus participantes, por la interacción entre ellos, que colaboran con sus preguntas y sus respuestas, recomendando enlaces interesantes o comentando experiencias. Lo que se viene haciendo hace décadas en las listas de correo, en fin.

  • Open… ¿para siempre? Por otra parte, en el mismo texto se menciona de qué manera estos MOOC comienzan a mostrar su lado comercial al comenzar a crear carreras en modalidad MOOC que permiten a las Universidades tener alumnos (clientes) de cualquier lugar del mundo.

En conclusión:

MOOCS: Colonialismo, mercantilismo en la educación, educación centrada en los contenidos, no se toma en cuenta la diversidad, y en definitiva, no se está ahí para aprender sino para obtener un certificado.

Grupos de Aprendizaje Abiertos y Colaborativos: Relaciones entre pares, construcción del conocimiento, innovación y fluidez de los contenidos, aprendizaje autónomo y fomento de la cooperación y no de la competencia.

 

 

 

Mapas conceptuales, mapas mentales

Esta semana por diferentes motivos encontré nuevas herramientas para realizar mapas conceptuales o mentales.
Primero, hagamos una distinción, y para ello vamos a citar a Wikipedia:

Un mapa mental es un diagrama usado para representar las palabras, ideas, tareas y dibujos u otros conceptos ligados y dispuestos radialmente alrededor de una palabra clave o de una idea central. Los mapas mentales son un método muy eficaz para extraer y memorizar información. Son una forma lógica y creativa de tomar notas y expresar ideas que consiste, literalmente, en cartografiar sus reflexiones sobre un tema. Se utiliza para la generación, visualización, estructura, y clasificación taxonómica de las ideas, y como ayuda interna para el estudio, planificación, organización, resolución de problemas, toma de decisiones y escritura.

Fuente: Mapa mental – Wikipedia

Mapa conceptual es una técnica usada para la representación gráfica del conocimiento. Un mapa conceptual es una red de conceptos. En la red, los nodos representan los conceptos, y los enlaces los relacionan entre los conceptos.

Fuente: Mapa conceptual – Wikipedia

A nivel de software podríamos diferenciarlos de la siguiente manera: si nos permite escribir conceptos en nodos, podemos usarlo para hacer mapas mentales. Si además el programa nos permite escribir las relaciones entre los conceptos, ubicadas en los enlaces, con ese programa podemos crear tanto mapas conceptuales como mapas mentales.

Mapas

Aquí, una pequeña recopilación de herramientas para realizar mapas mentales o conceptuales, ordenadas de acuerdo a cómo las fui conociendo yo (es decir, desde la primera que conocí hasta la más novedosa):

CmapTools – Mapas conceptuales. La herramienta por excelencia para este tipo de mapas. Su licencia no es libre, pero es un software gratuito.

FreeMind – Mapas mentales. Mi favorita en cuanto a que es libre, aunque no permite poner conceptos en los enlaces entre los nodos.

Bubbl.us – Mapas conceptuales (en línea) – Me gustó mucho la facilidad con la cual se realizan los mapas, y el hecho de estar en línea (no se instala nada, simplemente se accede al link y se empieza a crear).

Tex2mindmap – Mapas mentales (en línea) – Se puede crear un texto indentado, y a partir de ese texto el programa arma un mapa mental. Me sorprendió mucho la facilidad para relacionar la estructura de un texto y su representación como mapa mental. Además, tampoco es necesario instalar nada.

Text to mindmap

Más herramientas: Relpe – Mapas mentales

Noticia de último momento: Mapas mentales en Google Drive [Agregado el 18/7/13]

Tutora al borde de un ataque de nervios

“Hoy trabajo en casa, qué bueno”

Tengo abiertas 15 pestañas en Firefox y tres en Chrome (trabajos de los alumnos en Google Drive, que se ven mejor con Chrome).

Voy recorriendo los foros de los cuatro cursos, y anotando en sus respectivas cuatro hojas de cálculo mis apuntes sobre las participaciones de cada uno.

Un alumno me envía mensajes privados conversando sobre educación especial y la realidad de las escuelas del país; yo disfruto la charla, que me parece de lo más interesante. Como siempre, terminamos hablando de política. Apasionante.

Otro alumno (dos en realidad) me escriben en tono de reto porque hace mucho que enviaron sus trabajos y todavía no tienen las notas (“¿mucho? Hace una semana que di la consigna…”).

También hay alumnos que me dicen que no tienen instalado el programa tal o cual y que entonces qué hacen (“instalarlo”, sería la respuesta, pero utilizo muchas más palabras e incluso un link para ayudarlos…). Otros responden a cualquier consigna con “en mi escuela no recibimos las netbooks” (¡Hay vida más allá de las netbooks!).

Hay trabajos grupales donde una persona brilla por su ausencia, extraño concepto de grupo. Hay trabajos brillantes, espectaculares, increíblemente buenos.

¡Plim! Entra un mensaje en el chat de Google (Gtalk): “Hola Iris, quería saber si te llegó mi trabajo” (Qué raro que me escriban por acá…)

Tengo dos avisos de Google+ “Te agregaron a sus círculos…” ¡Oia! ¡Mis alumnos me agregan a sus círculos de Google+! ¡Qué bueno!

Un alumno me dice que me quedó bien el nuevo look… ¿Cómo sabe? ¿Lo tengo en Facebook? ¡No! Y bueno, misterio sin resolver… ¡Da miedo!

¡Plim! Entra un mensaje en la plataforma… una alumna que pregunta si está a tiempo de hacer las doscientas cositas que tiene retrasadas. “Sí, adelante, tenés tres días” (siempre hay que dar oportunidades)

Un alumno me sigue en Twitter.

Otro me comenta en mi blog.

Me alejo un rato de la compu y “Pim”, ruidito en el celular… ¡un alumno! ¡Pero caramba! Claro… tengo todo en el celular: mails, Facebook, Twitter… los alumnos salen por todos lados, son omnipresentes, la ubicuidad de la enseñanza es una realidad cotidiana en mi casa!

Adoro mi trabajo. Me encanta conocer gente de todo el mundo con realidades tan diferentes y con las mismas problemáticas que se repiten… ¿cómo utilizar las TIC en el aula?

Mis hijos duermen, el silencio reina en el edificio y veo como todas las noches que siguen entrando mensajes… pero esos mensajes quedarán para mañana, ya no puedo más. Por suerte, mañana trabajo en el colegio…