Discapacidad: Visibilicemos la diversidad

El sábado empecé el curso de “Asistente en discapacidad“, que dicta la Fundación artistas discapacitados los sábados a la mañana en la sede de la facultad de Filosofía y Letras de la UBA (Puan 480, CABA).

Las docentes de la primera clase fueron María Pia Venturiello y Marcela Ego. La clase me resultó sumamente interesante y a la vez movilizante. Hablamos sobre el concepto de discapacidad, su evolución histórica y los diferentes paradigmas.

Tomé nota de muchos conceptos sumamente interesantes, pero me gustaría mencionar algunos paradigmas (los primeros, obsoletos, pero que aún pueden verse vigentes entre las personas) acerca de la discapacidad:

  • El paradigma previo a la modernidad, veía al discapacitado como alguien a quien el designio divino lo llevó a estar en esa situación.
  • A partir de la revolución industrial, comenzó a mirarse a quienes no podían producir al ritmo de los demás como personas que no aportaban lo suficiente. Empiezan a existir las instituciones de encierro, y los hospitales, cárceles y manicomios se ocupan de las personas que no cumplían con lo que la sociedad esperaba.
  • En época de posguerra, por la enorme cantidad de heridos, toma preeminencia el paradigma médico: la discapacidad es un problema individual; hay que curar a esas personas y ellas tienen que luchar con su voluntad para reinsertarse.
  • A partir del movimiento Vida Independiente (década del ’70), empieza a comprenderse que la diversidad funcional se debe atender a nivel social. La responsabilidad de que alguien sea autónomo o dependa de ayuda externa es de la sociedad, y no del individuo.

A partir de todo ello quiero invitarlos a pensar: ¿Qué tal si pasamos de ver una persona normal y muchas personas “fuera de la norma” (diferentes), y pasamos a entender que las personas venimos en diferentes formatos? Cuando hacemos un edificio, una página web o un objeto de uso cotidiano, tenemos que pensar que hay gente que no ve, gente que no oye, gente que no distingue todos los colores, gente que no tiene sus dos brazos o sus dos piernas, etc. Somos responsables de permitir o dificultar la autonomía de las personas. De todas las personas.

Como dijo la profesora al cierre de la clase, logrando que yo lagrimee hasta llegar a casa: si uno tuvo la posibilidad de ser, el otro también.
personas

Descripción de la imagen: En un primer recuadro hay una figura humana con dos piernas y dos brazos, encerrada en un óvalo y con la etiqueta “Persona normal”, y dos personas con una pierna o un brazo y el rótulo “Persona diferente”. En el segundo recuadro hay tres figuras humanas, en el mismo óvalo, con el rótulo “Personas”. Dos de ellas tienen sólo un brazo o sólo una pierna.

 

 

1 opinión en “Discapacidad: Visibilicemos la diversidad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *