Carta a una madre primeriza

Amiga… ¿te acordás cuando nació mi primer hijo? Vos estuviste ahí, la noche anterior y escuchaste sus latidos cuando vino la partera a revisarme… Y estuviste acá conmigo en los momentos más difíciles… ¿te acordás?

Claro, es probable que no se me notara el despelote mental y corporal que tenía, porque soy una persona que disimula bastante bien algunas cosas, así que ahora, que pasaron once años, ya me animo a describirte ciertos aspectos de la maternidad…

Lo primero que te pasa cuando tenés un bebé es que dejás de vivir tu vida para pasar a ser una herramienta de ese pequeño dictador: si quiere algo llora, si no se lo das, llora más fuerte, si no se lo das, llora más fuerte y -pequeño detalle- el llanto de tu hijo es algo muy parecido a una chinche en tu silla –por decir algo elegante-. No se puede soportar.

Así que si estás durmiendo, bañándote, sentada en algún sitio de la casa más o menos privado… ¡no importa! Porque va a ser peor escuchar ese maldito sonido que te taladra a interrumpir esa tarea, sea de índole biológica o cultural, que estés realizando. Y entonces vas y le das de comer, y si sigue llorando lo tratás de hacer dormir, y si sigue llorando lo das vuelta, le cantás, lo acunás… ¿¡Qué le pasa!? De a poco vas aprendiendo que los bebés, además de tener hambre, también tienen calor, frío, aburrimiento (¡¡¡sí, se aburren!!!), angustia existencial, dolor cuando cortan los dientes, angustia del octavo mes, y a todo esto… a veces se enferman. A mí las enfermedades de mis hijos siempre me ayudaron mucho, porque cuando ellos están enfermos aprendo que todo puede ser peor, que la vida normal es dura pero se soporta, que lo verdaderamente insoportable es cuando tu hijo se enferma… La pediatra se cree que sos algo muy parecido a Mary Poppins y te da instrucciones imposibles, como darle la teta una hora antes y una hora después de que tome el remedio, nebulizarlo cada media hora y entre nebulización y nebulización hacerle masajes entonando las estrofas del Himno Nacional… (¡¡eh, pediatra!! ¿puedo ir al baño?)

No dormir, no comer, no leer, no hablar tranquila por teléfono, no portar cadenitas ni objetos punzantes, no arreglarte (si la ropa no te entra!!), ver tu casa convertida en un espacio adaptado para niños, no poder hacer nada tranquila… sería lo primero que te pasa con la maternidad… ¡No te preocupes! Con suerte, sólo te pasa durante los primeros tres años. Por eso… ¡adoramos la guardería! Tres horas por día en que podés hacer algo, lo que sea, tranquila! Ahí es cuando empezás a amar tu trabajo. Sea lo que sea, siempre el trabajo va a ser menos tortuoso que la absoluta dependencia de ese pequeño ser. (¿Cargar bolsas en el puerto? ¡¡Copaaado!! ¡Las bolsas no lloran ni usan pañales!)

Paralelamente a todo lo descripto existen otros elementos, como por ejemplo, los cambios hormonales que te llevan de la alegría  a la tristeza en un segundo, que en cinco minutos te llena la cara de acné o de  pelos que en diez minutos se caen, la leche que no baja, las durezas en las mamas, los puntos de la cesárea o de todos esos malditos lugares del cuerpo que se rompen con los embarazos y partos… y a todo esto, soportar maridos (con ganas de rajarse con una menos loca y menos gorda), suegras, familiares y vecinos, que ¡¡todos saben más que vos acerca de tu bebé!! Y además, todos lo pasaron bomba y todos te dicen: chicos chicos, problemas chicos, chicos grandes, problemas grandes.

Mi respuesta, además de hacer algún gesto obsceno con la mano, y sobre todo ahora que ya pasaron once años de mi primer bebé, es:

Si cuando el chico es chico el problema te parece chico, cuando el chico sea grande, el problema va a ser grande. Ocupate bien, como corresponde, de tu hijo cuando es chico, y cuando sea grande los problemas serán de un tamaño normal tirando a chico.

Y ocuparte bien significa darle mucho amor, compartir tiempo y actividades con él, pero también significa, y esto es fundamental, mantenerte a vos misma sana psicológicamente. Te puedo asegurar que una madre loca-rayada-sacada-superada-por-la-situación le hace más daño a un chico que la guardería o cualquier institución creada para fines educativos.

¡Fuerza! ¡Paciencia! y ¡A no romper con que la casa esté limpia y ordenada! Al que le guste el orden, que vaya a visitar a otra madre.

Anita, te quiero mucho. Vas a ver que todo esto se olvida, igual que el dolor de parto. Tanto, que muchas nos animamos a tener otro hijo. 🙂

La muerte, Twitter, Facebook, la gente

Todavía estoy totalmente conmocionada por la noticia del fallecimiento de Néstor Kirchner.

Yo no soy oficialista, no voté a Néstor ni a Cristina, y sin embargo, con los años de gobierno cada vez me fui sintiendo más cerca de su forma de gobernar: buscar la redistribución de la riqueza aún enfrentándose con el campo, mejorar la situación de la gente humilde de diversas maneras, y ya lo máximo fue declarar el Software Libre como política de Estado… En este momento apoyo al gobierno sin ninguna duda.

Me enteré de la muerte de Néstor Kirchner leyendo a @evitalinuxera en Twitter.

En seguida empecé a publicar y a difundir, y poco a poco entre Twitts, comentarios de Facebook y llamadas telefónicas empecé a notar cómo la tecnología sirve para comunicarse y conocerse, sacando lo mejor y lo peor de cada uno. Ninguno de mis contactos en Twitter tuvo una actitud irrespetuosa hacia el tema, aunque leo sus respuestas a otros usuarios y entiendo que hay quienes toman este tema de una manera inhumana.

De nuevo lo mismo de siempre: la tecnología es el medio que permite al ser humano potenciar algunas de sus capacidades, ya sea la capacidad de comunicarse con un amigo para brindarle su apoyo o la capacidad de burlarse de una situación tan triste como la muerte. Me gusta la tecnología en la medida que me gusta el ser humano. A buenas personas, buen uso de la tecnología.

Para quienes quieren leer sobre Néstor Kirchner:

Canales en YouTube:

Posts que me gustaron sobre Kirchner:

Diario de una princesa montonera (agregado posteriormente a la primera publicación de este post)

Maguila y yo (agregado posteriormente a la primera publicación de este post)

WordPress: texto sin formato en la portada y las categorías

Estoy desarrollando un sitio con WordPress y tuve el problema de que me mostraba en la portada los posts sin el formato.

Investigué un poco y encontré la solución.

En el theme que yo elegí el contenido del post en Main Index (página principal) se mostraba con este código (aunque originalmente decía «Read more» y yo lo traduje a «Leer más»):

<?php the_excerpt('Leer más &raquo;'); ?>

Lo que encontré en este foro es la aclaración de que cuando se usa Excerpt se muestra únicamente el texto plano.

Así que reemplacé ese código por el que encontré en la página del post, en el mismo theme:

<?php the_content('Leer más &raquo;'); ?>

¡Solucionado!

Nota posterior: para traducir las fechas y los meses del archivo de WordPress, les recomiendo esta excelente guía: Cómo poner las fechas de WordPress en español. ¡Atención! Cuando bajé de ese post el locale.php y lo reemplacé dejó de funcionar el panel de control y tuve que bajarme el WordPress completo para subir el locale.php y traducirlo manualmente.

Grupos de formación docente abierta y colaborativa

Gleducar invita a todos los docentes interesados en capacitarse de forma activa en el uso de herramientas de software libre, a participar de los siguientes grupos:

  • Autoformación de Moodle – Grupo de usuarios de Moodle apoyándose mutuamente en el aprendizaje de la administración de una plataforma Moodle. Clave: afm
  • Manejando Jclic Author – Herramientas de autoaprendizaje para generar aplicaciones educativas con JClic Author.
  • Autoformación de Squeak / Etoys – Grupo de usuarios aprendiendo los primeros pasos de Squeak / Etoys. Clave: afs
  • Autoformación de WordPress – Espacio para formar un grupo de usuarios interesados en crear su propio blog o página en WordPress.com. Clave: afw
  • Autoformación de Creación de páginas web accesibles – Espacio para formar un grupo de usuarios interesados en aprender a crear páginas web desde cero, dominando el código completamente para permitir que cualquier persona, independientemente de tener alguna discapacidad u otra dificultad, pueda acceder al contenido del sitio. Clave: afh

Estos grupos funcionan en el campus virtual de Gleducar, y tienen por objetivo difundir el uso de estas herramientas acercando a los docentes a la filosofía de la cultura libre: compartir el propio proceso de aprendizaje con los colegas, empezando por preguntar y recibir información para después responder las dudas de los nuevos ingresantes y compartir los descubrimientos con todos los colegas participantes.

Gleducar