¿Enriqueciendo el idioma?

Hace un tiempo tuve esta discusión con Marcelo Duschkin y con muchas personas en diferentes lugares: usar palabras en inglés -o en cualquier otro idioma- ¿enriquece o perjudica nuestra cultura?

Lo que yo creo es que al incorporar nuevos términos, simplemente incorporamos nuevas herramientas. Los símbolos son herramientas para nuestra mente. Si tenemos más palabras para mencionar cosas específicas, tenemos más precisión al hablar y al pensar. Sin embargo, algunas personas utilizan vocabulario extranjero para diferenciarse de los demás, sin que esas palabras enriquezcan la comunicación (muy por el contrario: si nadie entiende lo que dicen, la comunicación se entorpece).

Algunos ejemplos en los que creo que la incorporación de términos enriquece el idioma, cuando tenemos dos palabras bien definidas para dos conceptos diferentes:

  • Mouse/Ratón – Nadie en Argentina confundiría un animalillo horroroso con una unidad de entrada de información.
  • En línea/On line – Estar en el peso ideal, o estar conectado a internet: dos cosas diferentes en mi idiolecto.

Por otra parte, existen casos en que la incorporación de palabras extranjeras reemplaza una palabra de igual significado en nuestro idioma. En estos casos no estoy de acuerdo con el uso de la palabra extranjera:

  • Show = Espectáculo. No encuentro ningún caso en que usar “Show” sea mejor que usar “Espectáculo”.
  • Flyer = Volante. ¡Un volante es un volante! ¿Para qué otra palabra si no menciona nada nuevo? ¿Y qué le queda a la palabra “volantear”, o a los “volanteros”?
  • Q&A = Questions and Answers = Cuestionario!! Para peor nombran las letras con el nombre en inglés, así que uno oye “quiu and ei” y se queda con los ojos separados como Homero cuando quiere una rosquilla… Sin palabras…

Y el tercer grupo de ejemplos es el que definitivamente empobrece nuestro idioma: el uso inadecuado de palabras castellanas partiendo de una mala traducción del inglés.

  • Suceso/Éxito: Debido al uso de la palabra “Success” (en inglés, “éxito“), muchas veces se leen frases como “fue un gran suceso”, cuando en realidad se quiso hablar de éxito.

Por otra parte, hay que tener en cuenta la función pragmática de nuestro idioma. Si me comunico diariamente con España, es más eficiente que me acostumbre a hablar de ordenador, ratón y octetos. Pero si en mi trabajo tengo intercambios permanentes con personas que escriben en inglés, será mucho mejor tener un código unificado para que el idioma sea una herramienta para la comunicación y no una barrera a superar.

A nuestra mente la gimnasia le hace muy bien, así que aprender nuevos términos o -lo que es más complicado- adaptar nuestro vocabulario a la situación comunicativa, simplemente mantiene nuestro cerebro en forma.

1 opinión en “¿Enriqueciendo el idioma?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *